América Latina es el continente clave para la entrada en vigor de un tratado para la prevención del terrorismo nuclear

0014613153

“Estamos seguros de que a partir de la implementación de las provisiones de la Convención enmendada, se acelerarán los procesos de reducción integral de los riesgos nucleares, un objetivo esencial que nuestra Red viene promoviendo desde el mismo momento de su creación”, se congratuló la LALN.

Por la Convención original, activa desde 1987, los Estados Parte, hoy en día 153, se obligan a tomar medidas para la protección física de sus materiales nucleares en situaciones de tránsito internacional. Por la Enmienda 2005, las partes se comprometen a extender tales medidas de protección a situaciones de uso, almacenamiento y transporte, y también a las instalaciones nucleares utilizadas con fines pacíficos.

“Llevó once años lograr las 102 ratificaciones necesarias (dos tercios de los Estados Partes) para que la Enmienda se incorpore de lleno al derecho internacional”, agregó Irma Argüell, secretaria de la red latinoamericana en un comunicado.

“La Red de Líderes de América Latina y el Caribe ha venido realizando un esfuerzo sostenido para promover ratificaciones en la región. Nuestra intención fue delineada en la declaración titulada América Latina y el Caribe pueden marcar la diferencia, difundida el pasado 10 de noviembre y así sucedió. A partir de allí América Latina aportó tres ratificaciones: Uruguay, Nicaragua y Paraguay“, detalló la LALN.

Según explica el texto, han trabajado con los gobiernos para difundir la importancia de la entrada en vigor de la Convención enmendada. “Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer para lograr su aceptación universal. En efecto restan las adhesiones de 42 Estados que no son Partes de la Convención y por otro lado muchos de los Estados Parte deben completar aún los pasos de implementación de los compromisos adquiridos en el ámbito nacional “, afirma.

“En este contexto comparto nuestra profunda satisfacción por el logro alcanzado y deseo efectuar un llamamiento a los gobiernos y organizaciones no-gubernamentales de todo el mundo a seguir trabajando para lograr la adhesión de los Estados restantes y la aplicación en todos los países de esta herramienta central en la lucha contra acciones criminales que involucran materiales e instalaciones nucleares”, concluyó Argüello.

FUENTE: INFOBAE

Deja tu comentario