Audi versus Mercedes-Maybach: Duelo de limusinas

0014576209

A pesar del enfriamiento de la economía china y de la grave crisis político-social que atraviesa Rusia en la actualidad, estas dos naciones en pleno desarrollo continúan “fabricando” multimillonarios como pan caliente, y la demanda de vehículos largos de tipo limusina parece no conocer límite.

Los fabricantes de vehículos de lujo alemanes, verdaderos referentes a nivel mundial en lo que respecta al segmento premium, han sabido capitalizar la tendencia con modelos largos de sus tradicionales tope de gama.
Éste es el caso del recientemente presentado A8 L Extended, la versión de seis pasajeros del máximo representante de la marca de Ingolstadt. Sus casi seis metros de largo y seis puertas lo convierten en la opción ideal para aquellos que priorizan el bajo perfil a la hora de moverse por las grandes urbes del mundo.
El auto fue fabricado por pedido especial y cuenta con un motor V6 de tres litros y 310 caballos de fuerza que lo llevan de 0 a 100 km/h en 7,1 segundos.
El chasis Audi Space Frame está construido casi totalmente en aluminio, lo que favorece que se mantenga un peso relativamente razonable para un vehículo de esta categoría de alrededor de dos toneladas y media.
A diferencia de la limusinas tradicionales que cuentan con cuatro plazas traseras enfrentadas, el Audi ofrece una configuración diferente con todos los asientos perfilados hacia el frente del auto.
Sus prestaciones no son para nada despreciables: 250 km/h de velocidad máxima y distancias de frenado razonables, dado que cuenta con los frenos deportivos del modelo racing S8. Además ofrece tracción integral Quattro para brindar mayor seguridad en climas fríos.
En las plazas traseras, ofrece cuatro butacas regulables eléctricamente, una importante consola central con mandos para el sistema de entretenimiento y control de clima, además de un refrigerador de bebidas.
Mercedes-Benz, por su lado, no se queda atrás y ofrece el Maybach S600 Pullman, un modelo inspirado en el icónico 600 Grosser de la década del 60 que supo transportar a capitanes de industria, jefes de Estado y dictadores de la época, en un modelo que revolucionó la industria por la operación hidráulica de funciones como la suspensión y apertura y cierre de ventanas.
El S600 Pullman está basado en el exitoso Clase S aunque cuenta con identidad propia y ofrece también seis plazas, pero en este caso enfrentadas y con sólo dos puertas traseras de longitud extendida.
Cuenta con un motor V12 biturbo de seis litros y 530 caballos de fuerza que lo ponen a la altura de muchos deportivos de raza, aunque el foco está puesto en un andar confortable y silencioso.
El precio en los EEUU para la versión base es de USD 567.000 y puede sobrepasar el millón de dólares si su afortunado (y paranoico) comprador decide blindarlo completamente. Por su parte, el Audi, de momento, es un modelo único construido por pedido, pero se espera que la marca alemana lo ponga a la venta al público en el corto plazo.
Deja tu comentario