Crónica del hundimiento del Barsa en 30 días

0014616784

Toda crisis tiene un punto de partida. Pero, ¿quién hubiera imaginado el actual escenario delBarcelona durante el entretiempo en el El Madrigal? Ganaba 2-0 con goles de Rakitic yNeymar. Jugaba confiado y pleno en el campo del Villarreal. Hacía cuatro días había eliminado al Arsenal en los octavos de la Champions League, en una serie que dominó por completo. En laLiga, eran líderes absolutos y estiraban su ventaja a 11 puntos sobre el Atlético Madrid. Era su 39º partido invicto y su décimo triunfo en fila en todas las competiciones. Llevaban con seguridad el cartel de “imbatibles”. El camino a la triple corona (Liga, Champions y Copa) iba de maravillas.

Pero en el segundo tiempo, el Submarino Amarillo salió a flote. Mantuvo la verticalidad de la primera etapa y, sumados a las tapadas de Asenjo y al empuje ofensivo de Bakambu, logró que el partido termine 2-2. El equipo de Luis Enrique cerró la jornada 30 con ocho puntos de ventaja sobre el conjunto de Simeone y a 12 unidades del Real Madrid, quien sería su próximo rival y su primer gran obstáculo.

El deterioro, partido a partido

Abril fue un mes negro para el elenco azulgrana. Tras la muerte del ídolo Johan Cruyff, llegó el clásico en el Camp Nou. El Real Madrid, que empezó en desventaja y sufrió una expulsión, remontó el marcador con Cristiano Ronaldo como autor del gol decisivo a seis minutos del final.Puso fin al invicto culé de 39 partidos. La pelea por la Liga española se encendía otra vez, porque si bien la cima seguía en poder de los catalanes, el Atlético se colocó 6 puntos y el Real Madrid a 7.

Tras el tropiezo ante su archirrival, el Barça derrotó al Atlético por 2-1 en la Champions League después de que Fernando Torres adelantase a los rojiblancos y fuese expulsado en el minuto 34, es decir, hubo disparidad numérica de jugadores durante más de 55 minutos. La ventaja para visitar el Vicente Calderón era aceptable, pero no contundente. De todas formas, era turno de acomodarse en el campeonato local.

El Atlético Madrid dio vuelta la serie en el Vicente Calderon y eliminó al Barça de la Liga de Campeones

La victoria era vital para recuperar el dominio de la Liga. Pero el fantasma de Anoeta golpeó duro al Barcelona, que perdió ante la Real Sociedad por quinta vez en las últimas seis temporadas. Sus perseguidores acortaron distancias.

Y finalmente fue el Atlético quien se clasificó para las semifinales de la Liga de Campeones, al ganar 2-0 en su cancha. La eliminación del certamen europeo terminó de decretar la debacle en los pasillos del Camp Nou. La caída ante el Valencia por Liga fue la gota que rebalsó el vaso. El Atlético lo alcanzó en 76 puntos, y el Real Madrid les pisa los talones con 75.

En resumen, los blaugranas perdieron cuatro de seis encuentros, empataron uno y ganaron otro, ante un Atlético que después pudo revertir de local la derrota que sufrió al jugar con 10 hombres por casi una hora.

Las claves del peor momento del Barcelona

La lista de factores se agiganta con el correr de los partidos. Cada caída expone un nueva problemática. Luis Enrique está completamente enemistado con la prensa, a la que contesta con burlas e ironías. “Si no les gusta mi estilo, me importa un bledo”, fue el último exabrupto de un DT que paulatinamente pierde el control del vestuario.

Los viajes relámpagos y las vacaciones de Neymar, los videos y mensajes encriptados que emite Dani Alves en las redes sociales o las polémicas emisiones de Piqué en Periscope, son algunos de los signos de la desarticulación deportiva y anímica de un equipo que parecía inquebrantable.

Iniesta, Mascherano y Bravo ven como el Valencia agrava la crisis de su equipo

La MSN ya no está en línea. Desde su escapada a Brasil para estar en el cumpleaños de su hermana, Neymar volvió hecho otro futbolista. Hace casi un mes que no convierte ni asiste. Juega con fastidio. Discute con rivales y árbitros. Y aunque Luis Suárez fue el alma del equipo ante el Atlético o Lionel Messi ofreció síntomas de resurrección con su gol 500, también están desconectados. Entre los tres, sólo marcaron cuatro goles en seis partidos. Una cifra muy inferior a las que acostumbran.

En todo camino a la perfección la amenaza de una crisis está latente. Al Barcelona le cayó en el momento menos indicado, con cinco partidos de Liga y la final de la Copa del Rey ante el Sevilla en el horizonte. Aquella racha negativa que comenzó el pasado 20 de marzo, en el complemento del partido ante Villarreal en El Madrigal, deberá terminar antes de que sea tarde.

Deja tu comentario