¡EL CORRALITO BOLIVARIANO! Enmascarada y engañosa restricción de la libre disposición de dinero

¿Le tocará finalmente a los bancos? En Venezuela todo es posible, pero, de tocarle al sistema financiero, como a los constructores de viviendas o a las casas de bolsa en el 2010, el gobierno estaría jugando con fuego.

AXEL CAPRILES / @axelcapriles / El Estimulo

Por lo pronto, los venezolanos vivimos un corralito bolivariano, una enmascarada y engañosa restricción de la libre disposición de dinero en efectivo, en tarjetas y en cuentas. A pocos días de la Navidad, en un improvisado e intempestivo arranque televisivo, Nicolás Maduro decidió poner en apuros a todos lo venezolanos al ordenar sacar de circulación en 72 horas el billete de Bs. 100, el único con el que se podía realizar las voluminosas transacciones de pago en efectivo.

Una verdadera sandez si la razón era castigar el contrabando de billetes porque próximamente tendrá, entonces, que hacer los mismo con el nuevo billete de Bs. 20.000 que los contrabandistas utilizarán para el mismo fin. Si ya de por sí la inflación es un mecanismo perverso de restricción y pérdida de la capacidad de compra de la población, no hay rincón financiero en el que no se acumulen nubarrones.

Desde el 30 de noviembre, el mismo Banco del Tesoro no ha acreditado prácticamente nada de lo que los comerciantes pasan por los puntos de venta del mismo banco. Y en un país en el que la inflación ha convertido la más mínima compra o reparación en una transacción millonaria, los cheques rebotan repetidamente y los bancos mantienen límites irrisorios para transferencias. El dinero no está a disposición de sus dueños y sólo con grandes esfuerzos, o influencia, las personas logran concluir sus negocios e intercambios.

La situación, sin embargo, luce más delicada. A pocos días desde que la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) se apropiara de tres millones de juguetes de la juguetería Kreisel, Nicolás Maduro designó a Leoncio Guerra Molina como nuevo presidente de la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario (Sudeban) y le pidió arreciar sus funciones al estilo de la Superintendencia de Precios Justos (Sundee).

Continuar Leyendo: El Estimulo

Deja tu comentario