El Estado Islámico dinamitó un milenario templo de la histórica ciudad de Palmira

El director de Antigüedades y Museos de Siria aseguró que los yihadistas colocaron una gran cantidad de explosivos en el santuario de Baalshamin, un valioso monumento construido en el año 17 d.C.

0013222765

 

Los yihadistas del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) hicieron volar el templo de Baalshamin en la antigua ciudad de Palmira, en el este de Siria, según afirmó hoy el director de las Antigüedades y Museos de Siria, Maamun Abdulkarim.

“Colocaron hoy una gran cantidad de explosivos en el templo de Baalshamin para luego hacerlos estallar. El edificio quedó destruido en gran parte“, indicó. El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) confirmó la destrucción de este monumento histórico.

“La ‘cella’ (parte cerrada del templo) fue destruida y las columnas a su alrededor se derrumbaron”, precisó el especialista. El templo de Baalshamin comenzó a construirse en el año 17 d.C. y fue embellecido por el emperador romano Adriano en 130. Baalshamin es el dios del cielo fenicio. “Nuestras más oscuras predicciones se están realizando”, lamentó Abdulkarim.

Los yihadistas “cometieron ‘ejecuciones’ en el ámbito antiguo, en julio destruyeron la famosa estatua del León de Atenea, que se encontraba a la entrada del museo de Palmira, convertido en tribunal y prisión”. El funcionario recordó que también asesinaron el martes al director de las Antigüedades de la ciudad, Jaled al Asad.

Hoy trascendió que los terroristas mutilaron cuerpo sin vida de Al Asad tras ejecutarlo y colgarlo de un poste, según denunció uno de sus hijos. “Los habitantes de la ciudad me dijeron que el ISIS había cortado en pedazos el cuerpo de mi padre tras tenerlo un día colgado de un poste”, declaró a Mohamad, hijo de Jaled al Asaad.

“Mi padre repetía a menudo ‘Moriré de pie, como las palmeras de Palmira'”, relató el hijo, presente este domingo en un acto de condolencias organizado por la dirección de Antigüedades en el Museo Nacional de Damasco. Jaled al Asaad, de 82 años, fue director de las antigüedades de Palmira entre 1963 y 2003.

A fines de mayo, los yihadistas tomaron por la fuerza al régimen sirio la ciudad de Palmira, y su parte antigua clasificada por la Unesco como patrimonio mundial de la Humanidad. Las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII a.C. y de Hatra, el Museo de la Civilización de la ciudad de Mosul y el yacimiento de Dur Sharrukin han sido pasto del pillaje y la barbarie del grupo yihadista.

Deja tu comentario