Empleado de una fábrica de muebles quiere demandar a su empleador por ponerlo a trabajar

Jorge Querales (a quienes sus amigos de cariño le dicen «Guaidó»), es un trabajador de una fábrica de muebles quien alega que en su trabajo lo obligan a trabajar y que ello va en contra de su naturaleza. Nos comenta que él nació desempleado y ninguna empresa debería obligarlo a ir en contra de su naturaleza. Nos dijo que ese era otro caso más de intolerancia y va en contra de la ideología de género, porque aunque pudiera estar capacitado para hacer cualquier labor física, no puede ir contra su esencia. Nos relata que es un joven madrugador, ya que de esa manera tiene más tiempo para no hacer nada todo el día.

Querales nos comentó que piensa demandar a Muebles Mueve Mueve C.A. (empresa en la que labora) por explotación laboral y que exigirá una indemnización por el estrés ocasionado. Por su parte el Lcdo. José Querales, propietario de la empresa y padre de Jorge, nos comentó que la única labor que tiene asignada su hijo y empleado es la de «probador de muebles», dónde solo tiene que sentarse en los muebles que realizan dar una calificación de comodidad entre el 1 y el 10. Nos dijo que «cuando se sienta en un mueble al que califica de 10/10, no quiere levantarse más en todo el día, y sólo se pone a jugar con su Nintendo DS y a comer tostones y refrescos, mismos que pide por teléfono a la chica del kiosko de frente quien se lo lleva a su mueble después del respectivo pago de la compra».

Posteriormente nos comenta que no puede despedirlo porque eso implicaría que «tendría que aguantar al vago de mi hijo todo el día echado en el mueble de su casa», y finaliza diciendo que duda que su hijo pueda demandarlo, porque él no sabe ni siquiera a quien tiene que acudir.

Intentamos hablar por segunda vez con Jorge Querales pero estaba dormido en uno de los muebles de la fábrica.