La clave para mejorar la calidad del sueño es bajar de peso.

0014584366

A la hora de inclinar la balanza hacia un mejor dormir, la comida puede hacer mucho por las personas hasta el punto de convertirse en un “promotor del sueño”. Sucede que las dificultades que se generan por dormir mal se traducen más tarde en un éstado de ánimo negativo, mal humor e incapacidad para concentrarse, entre otros factores que perjudican la salud de las personas.

Un estudio realizado el Centro de Estudios en Psicobiología y Ejercicio, de la Universidad de San Pablo, Brasil, reveló que existe una relación directa entre dormir mal y la incapacidad para bajar de peso. El endocrinólogo argentino Alejandro García señaló que “respetar ciertos horarios a la hora de dormir son medidas fundamentales para conseguir un buen descanso y una buena figura”. La Asociación de Medicina del Sueño (AMS) aseguró que más de la mitad de la población en el mundo padece obesidad y sobrepeso. “Perder peso puede ser una buena opción para descansar mejor por las noches”, dijo García.

El médico sostuvo que dormir mal no sólo afecta a la imagen o a la estética en sí misma, también acarrea severos problemas en el organismo: “Parece ser que la obesidad y la calidad del sueño están muy relacionados, ya que dormir mal disminuye la acción de la leptina, hormona reguladora de la saciedad, y aumenta la concentración de la grelina -hormona del hambre-, responsable del aumento de la ingesta”, añadió el endocrinólogo.

La grelina y la leptina son dos hormonas que juegan un papel clave en la gestión del apetito y el peso del cuerpo. Se unen para regular a favor y en contra del hambre. La grelina, avisa cuando el cuerpo tiene apetito; la leptina, en cambio, es crucial para informarle al cerebro cuándo se ha comido lo suficiente.

LA PÉRDIDA DE PESO MEJORA EN UN 20% LA CALIDAD DEL SUEÑO

“Hay gran cantidad de información que describe las alteraciones del sueño asociadas a la obesidad, tales como apneas, insomnio o el síndrome de las piernas inquietas, y a su vez muchas de esas patologías tienen una correlación directa con eventos cardiovasculares graves o accidentes cerebrovasculares”, afirmó Alejandro García.

Otro estudio de la Universidad de Berkeley (California, Estados Unidos) liderado por la doctora Stephanie Greer, descubrió que no dormir bien de noche aumenta la necesidad de comer durante el día, y especialmente las ganas de ingerir “comida chatarra”. Por su parte, la líder de la investigación dijo que “es indispensable -por lo tanto- cambiar los hábitos de vida que ayuden a darle sustentabilidad al esfuerzo que significa perder peso, como la actividad física y el correcto descanso del individuo”.

Una pérdida rápida de peso, además de todos los beneficios vinculados a la reducción en sí misma del sobrepeso y de la grasa acumulada, ofrece el beneficio adicional de la adherencia y motivación del paciente, que al ver rápidamente los resultados de su esfuerzo se mantiene más tiempo haciendo dieta y es capaz de realizar el necesario cambio de hábitos hacia un estilo de vida más saludable”, remarcó la directora del estudio.

Dormir mal hace que el cuerpo elija alimentos con mayor cantidad de calorías

Los médicos recomiendan que todos aquellos que tienen problemas a la hora de dormir no tomen bebidas estimulantes después de las 18 (como café, té, mate, bebidas colas o cacao) o dormir en un lugar tranquilo o darse un baño caliente antes de acostarse.

Deja tu comentario