Persecución se salda con un muerto en el Hospital de Coche

Los 23 médicos residentes del hospital Leopoldo Terrero, también conocido como Periférico de Coche se declararon en asamblea permanente y solo atenderán las estrictas emergencias, a raíz del tiroteo registrado en las instalaciones entre funcionarios del Cuerpo de Investigaciones, Científicas y Criminalísticas (Cicpc) y tres antisociales, la noche de este jueves lo que dejó como saldo un muerto.

“Nos sentimos desprotegidos ante las situaciones de violencia registradas en la institución. Solo vamos a atender casos que comprometan la vida del paciente hasta que la diretiva del centro asistencial nos garantice las condiciones de seguridad necesarias para trabajar”, dijo Rafael Sosa, médico residente de Traumatología.

Cerca de las 10:00 p.m. tres sujetos armados sometieron a un comerciante del Mercado de Coche, funcionarios del Cicpc que realizaban un recorrido se percataron del hecho y dieron la voz de alto. Los antisociales se dieron a la fuga, dos de ellos lograron huir, y uno corrió hacia el centro de salud.

El antisocial ingresó por la entrada que conduce al área de Emergencias, que fue cerrada por uno de los vigilantes para resguardar al personal y a los pacientes. Luego, el sujeto se dirigió hacia otra zona del hospital y apuntó a la cabeza de una de las camareras. Ella huyó y el hombre siguió su camino hasta el cafetín interno. Los efectivos lo persiguieron hasta ese punto y se inició un enfrentamiento. Los médicos y enfermeras que se encontraban a las afueras del cafetín, entraron al local para evadir las balas. En el tiroteo, el antisocial murió. Fue identificado como Leopoldo Ramón Castillo (23).

“Fueron cinco minutos de fuego cruzado. Una de las residentes me dijo que no volvía. Le escribí un mensaje a un familiar de un paciente, vecino de mi papá que estaba en el piso 4, para decirle que cerraran con candado la puerta de acceso a las habitaciones”, dijo el hijo de un paciente que no quiso identificarse.

Irma Ferrer, madre de un paciente, refirió que a las 8:25 p.m. llevó a su hijo con una puñalada en un pulmón. “Cuando se produjo el tiroteo había tres médicos en la Emergencia, dos de ellos corrieron y no regresaron y las seis enfermeras que estaban atendiendo volvieron una vez que cedió el intercambio de disparos. Recé al lado de mi muchacho hasta que pasó”, explicó.

Indignación

Los médicos manifestaron su indignación por lo ocurrido. “Cómo la policía va a entrar disparando a un centro de salud, poniendo en riesgo la vida de inocentes. Hemos solicitado reuniones con el director del centro, Gustavo Ismeri, pero no ha sido posible. No ha dado la cara ante lo ocurrido ayer. En la mañana vino 20 minutos y se marchó”, dijo Sosa. Agregó que el 3 de abril de 2014, unos sujetos ingresaron a un individuo sin signos vitales y movidos por la impotencia, destrozaron el mobiliario de la entrada de la Emergencia.

A finales de 2013 ingresó un paciente con registro policial y cuando los funcionarios lo iban a trasladar a un centro de reclusión, sus familiares agredieron a una de las residentes.

Otros hechos violentos se han registrado en los últimos 12 días en hospitales. En el Clínico Universitario sujetos entraron al sexto piso y mataron a dos personas. El 10 de julio médicos del hospital Periférico de Pariata protestaron por el intento de violación de una médico y el robo a otra compañera.

Deja tu comentario