Sargento de la GNB fue condenado a 30 años de prisión por la muerte de Geraldin Moreno

Ante las pruebas presentadas por el Ministerio Público, el sargento de la Guardia Nacional Bolivariana Albin Bonilla Rojas, fue condenado a 30 años de prisión por la muerte de la estudiante Geraldin Moreno Orozco, ocurrida el 19 de febrero de 2014 en medio de las manifestaciones que se suscitaron en Carabobo. El sargento (GNB) Francisco Caridad Barroso, fue condenado a 16 años y 6 meses de prisión.

Así lo anunció el Ministerio Público a través de una nota de prensa publicada en su página Web y a través de su red social Twitter.  Cerca de 33 meses debieron esperar los familiares de  la  estudiante de la Universidad Arturo Michelena para que se le hiciera justicia.

Los fiscales 39º y 44 nacional y 28º de esa jurisdicción, Adriana Valdez, Rubén Pérez y José Antonio López, respectivamente, ratificaron los órganos de prueba contra el sargento segundo Bonilla Rojas como autor en el delito de homicidio calificado con alevosía por motivos fútiles, quebrantamientos de pactos y convenios internacionales, uso indebido de arma orgánica y trato cruel en grado de complicidad correspectiva en perjuicio de un hombre que resultó herido por perdigones.

Mientras que el sargento Caridad Barroso fue condenado por ser cómplice no necesario en el delito de homicidio calificado con alevosía y por motivos fútiles, uso indebido de arma orgánica, quebrantamiento de pactos y convenios internacionales y trato cruel respecto a la víctima que quedó con vida.

La audiencia se llevó a cabo ante el Tribunal 1º de Juicio de Carabobo, instancia que luego de evaluar las pruebas presentadas por el Ministerio Público, procedió a condenar a ambos militares, quienes están recluidos en el Centro de Procesados Militares de Ramo Verde.

Moreno Orozco era estudiante del quinto semestre de Citotecnología en la Universidad Arturo Michelena, y el día del hecho se encontraba en horas de la noche en el sector Tazajal en Naguanagua cerca de una manifestación, cuando recibió varios impactos de perdigones a la altura del rostro, hecho que le causó la muerte posteriormente en un centro de salud.

Ambos efectivos fueron aprehendidos días después al determinarse su presunta responsabilidad en este hecho.

Deja tu comentario