The Washington Post: las ocho posiciones más liberales del papa Francisco

El diario norteamericano realizó una lista con las declaraciones más resonantes del Sumo Pontífice desde el inicio de su papado

0013308873

 

Desde su llegada a la Santa Sede, el papa Francisco ha cautivado a millones de feligreses. Incluso ha devuelto la fe a miles que no comulgaban con ciertas cuestiones de la Iglesia católica. Pero también se generó un cortocircuito cultural con los más conservadores y tradicionalistas, que sostienen que el Sumo Pontífice trajo un creciente impulso liberal.

Si bien Francisco aún no ha realizado ningún cambio sustancial en la política de la Iglesia católica, sí ha abierto el diálogo a diferentes cuestiones que son terminantemente rechazadas por los más conservadores.

El último caso es la disposición del Santo Padre de que los sacerdotes podrán absolver el pecado de abortar durante el próximo Jubileo de la Misericordia.

En mayo de 2013, el papa argentino remarcó a los fieles que incluso aquellos que no creen en Dios pueden ascender al cielo si conducen vidas buenas y honorables.

“El Señor nos ha redimido a todos nosotros, con la sangre de Cristo. No sólo a los católicos. A todo el mundo. Padre, ¿y los ateos? Incluso los ateos. Todo el mundo”, apuntó Francisco durante una homilía.

Ascenso en la Iglesia

Poco después de asumir el cargo, el Papa instó a los líderes de las Iglesias a ir en contra del avance y la búsqueda de posiciones jerárquicas. En un discurso a jóvenes sacerdotes en junio de 2013, consideró esta tendencia de utilizar la fe para escalar posiciones como una “lepra”.

“¿Quién soy yo para juzgar?”

Si bien el Sumo Pontífice siempre dejó clara la postura de la Iglesia sobre la homosexualidad, durante el vuelo de regreso de su visita a Brasil, en julio de 2013, llamó a los fieles a no juzgar a esas personas.

“Si alguien es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo?”, declaró en aquella oportunidad Francisco.

La globalización de la indiferencia

Desde el comienzo de su papado, Francisco criticó la cultura del consumo y la avaricia corporativa, pidiendo así dejar de lado la economía de la exclusión y la desigualdad.

“¿Cómo puede ser que no sea noticia cuando un anciano sin hogar muere, pero sí es noticia cuando el mercado de valores pierde dos puntos”, exhortó el Sumo Pontífice.

Audiencia con una persona transgénero

En enero de este año, Francisco recibió en el Vaticano a Diego Neria Lejarraga, un español de 48 años que nació mujer y luego se sometió a un tratamiento para convertirse en hombre.

Un sacerdote de su España natal lo llamó “la hija del diablo”, por lo que Diego buscó consuelo en el Papa.

Finalmente el Sumo Pontífice lo invitó, junto con su prometida, a una audiencia privada. Cuando Lejarrage le consultó si tenía lugar en la Iglesia, Francisco respondió abrazándolo.

Encíclica papal sobre el medio ambiente

En junio de este año, Francisco instó a la Iglesia a ser parte del debate sobre el cambio climático. El Santo Padre consideró que la contaminación es un pecado y aseguró que es una obligación moral llegar a un acuerdo internacional para combatir el calentamiento global.

Estas declaraciones del Papa despertaron algunas críticas entre los más conservadores y escépticos sobre el cambio climático.

Perdón para las mujeres que abortan

Uno de los mayores cambios de tonos de la Iglesia católica que impulsó Francisco fue disponer que los sacerdotes puedan absolver el pecado de abortar a aquellas mujeres que se muestren arrepentidas.

Según consigna el periódico norteamericano, este gesto pareció más simbólico que práctico. Al menos en Estados Unidos.

Como el aborto es un pecado mortal para la Iglesia, un sacerdote necesitaría ser investido con la autoridad de su obispo para conceder el perdón a la mujer.

La mayoría de los obispos de Estados Unidos ya han conferido tal autoridad.

Sin embargo, este cambio de tono de Francisco también generó ciertas críticas entre los más conservadores.

Aceleración de los procesos de anulación de matrimonios

El próximo mes habrá una importante reunión en el Vaticano, donde se hará especial hincapié en temas centrales como el nuevo matrimonio y el divorcio. Al respecto, varios cambios de procedimientos anunciados por el Sumo Pontífice están dirigidos a acelerar y simplificar el fin del matrimonio.

Entre los nuevos cambios, los obispos podrán anular la unión, sin necesidad de recurrir a un tribunal de la Iglesia.

El mes pasado, Francisco pidió a los clérigos a mantener “las puertas abiertas” a los católicos que se vuelven a casar.

 

Deja tu comentario