Thiem se desquicia con Nadal

14606451494270

ARafael Nadal no le han regalado la condición de mejor tenista de la tierra, sus nueve Roland Garros, ocho Montecarlos y ocho Godos. Las razones de su éxito se resumen en el primer set del partido de octavos de Montecarlo ante Dominic Thiem.

El austriaco, número 14 del ranking ATP y su verdugo en las semifinales de Buenos Aires, fue mejor en el primer set pero no lo certificó en el marcador porque al actual Nadal hay que ganarle y el balear no está dispuesto a facilitar las cosas. Logró su pase a cuartos por 7-5 y 6-3, en 2 horas y 3 minutos.

Hasta 15 pelotas de ‘break’ levantó en la manga inicial, algunas mérito de él y otras fruto de los nervios de un rival que sabía perfectamente quien tenía delante. La realidad es que, a diferencia de la pasada campaña, no regala el servicio ni dobles faltas. No es lo mismo ganar a Rafa en Buenos Aires que hacerlo en el Principado, donde tiene un récord de 55 partidos ganados y cuatro perdidos y donde levantó el primero de los 27 Masters 1.000 que figuran en su palmarés.

En el decimosegundo juego, a las puertas del ‘tie break’, el campeón de 14 grandes aprovechó la tercera pelota de set para adelantarse en el resultado y dejar tocado física y tenísticamente a Thiem, que facilitó las cosas con una doble falta.

Thiem, que disfrutó de una ventaja de 1-3, vio como Nadal se situaba 4-3. Sin embargo, el juego clave del partido fue el noveno. Perdió cinco opciones de rotura en un asalto que se alargó 15 minutos y 50 segundos.

“Ahora”, le decía Toni Nadal a su sobrino desde la grada. Dominic se balanceaba como un boxeador aturdido. Sin embargo, el tenista al que todo el ‘Top10’ señala como el futuro número 1 respondió a las expectativas rompiendo el saque de su rival en la continuación.

Su corazón no iba en concordancia con las piernas. Nadal, más entero, le devolvió inmediatamente después el ‘break’ y se dirigió sin prisa pero sin pausa a los cuartos de Montecarlo. Hasta 12 veces ha estado en la antepenúltima ronda del TMS. Le espera Stan Wawrinka, campeón en 2014, número cuatro mundial, pero, sobre todo, vigente mosquetero de Roland Garros. Se han enfrentado en 17 ocasiones, con un 14 a 3 favorable al manacorí.

Deja tu comentario